22 de ene. de 2013

A mí lo sofisticado... ¡No me va cari!


Si, exacto lo habéis adivinado, es un vibrador. Y justamente de eso tiene que ver lo que os voy a contar a continuación, sucedió estas pasadas navidades.
Entre los regalos que tenía que hacer a diferentes personas, me dirigí a un macro Sex Shop de la ciudad para comprar uno de los últimos regalos que me quedaba por comprar, y yo que soy así de original, pues para allí que me fui directo.
He entrado a muchos Sex Shops, porque uno es muy curioso, pero este era el más grande al que había estado hasta la fecha, eso no era una tienda, era una macro tienda, por lo cual os podéis imaginar todos los artículos que pude ver aquella tarde... 
La verdad es que quien no quiere darse un gusto al cuerpo es porque no quiere, porque accesorios hay, de todo tipo, de todos los tamaños, de todos las texturas, muñecas gordas, muñecas embarazadas, muñecos negros... de todo! Y no hay excusa que todo sirve para singles como para parejas.

Y de esto os quiero hablar, cuando me cansé de mirar, cogí un TENGA EGG, que es lo que iba buscando, y me fui para el mostrador a pagarlo al mismo tiempo que una pareja (chico-chica) de unos 30 años entran a la macro tienda y se van derechos al mostrador. A lo que yo me quedo detrás de la pareja esperando mi turno para pagar mi compra, observando un tanto de nerviosismo entre ellos...

El dependiente:
-Buenas tardes, decirme, ¿En qué os puedo ayudar?

Se quedan los dos parados frente al dependiente, ante un breve silencio, la chica le da un golpe con el codo al chico, como dándole paso para hablar.

El chico:
-Nada, mira, que el otro día vine a comprar esto a mi chica (saca de una bolsa de papel, un vibrador muy sofisticado, exacto al de la imagen de arriba) y lo probó y dice que no le gusta. A ver si nos lo puedes cambiar por otro...

Yo no sabía dónde meterme, pero es que la chica miraba para todos los lados como disimulando, como si no fuera con ella la cosa, incluso me miró porque se me escapó la risa. Y para que os hagáis una ligera idea, el chico era cuerpo normal, estatura normal y apariencia tipo calzonazos, y ella era estatura más bien alta y ancha por los cuatro costados, apariencia... vamos que era la que lleva los pantalones en casa!

El dependiente:
Perdonad, pero es que está totalmente prohibido cambiar estas cosas, al igual que la ropa interior, como comprenderán, está usado. Comprenderán que no se admite su devolución...

La chica (¡No era muda!):
-No, si ya... ya me lo imaginaba. Gracias de todas formas. Adiós!

Se marchan de la tienda, y mientras el dependiente me está atendiendo con 'poker face' me dice:

El dependiente:
-¿Tu te crees lo que tengo que oír? ¿Tú crees que esto es normal? ¡Qué cara tienen, que cochinos y que todo!

¡Esta tía lo que es una cerda, hombre ya!

Yo estaba asimilando lo que había presenciado, mientras no podía parar de reírme. ¿Os imagináis? Si se lo llegan a cambiar, quien venga detrás a comprarlo... ¿Que se llevaría, una edición exclusiva y limitada, con aroma a coño?
Ya lo sabéis, si usáis un vibrador y no os gusta, lo ponéis encima la tele para decorar o lo usáis para batir la masa cuando hagáis cupcakes en casa, pero jamás se os pase por la cabeza devolverlo, nunca.

6 comentarios:

HumaWorld dijo...

hay que tener cojones para ir a devolver eso O.o

Pimpf dijo...

Jajajaja, lamentable pero cierto, jajajaja, hay gente para todo, claro que... tenía que intentarlo... jajajaja, si lo más seguro que lo lavó bien antes de intentar devolverlo, jajajaja, bueno, o quizá no...

Bicos Ricos

Driver GT dijo...

¿En serio pensaban que conseguirían devolverlo?

Damian dijo...

tenian que intentarlo si o si, no se pierde nada jajaja

Pedro dijo...

HUMAWORLD: Pues sí, a este si le pueden decir que tiene unos cojones como un toro.
Un abrazo!

PIMPF: Mira yo después de hacer el intento, tengo mis dudas si lo pasó por agua y jabón. Jajaja!!
Un besote!!

DRIVE GT: Si fueron, es que pensaban que la posibilidad existía. ¬¬'
Un saludo!

DAMIAN: Jajaja!! No se pierde no, pero lo que han perdido ha sido la verguenza, vamos creo que no la han concoido nunca Jajaja!!
Un saludo!

Noah dijo...

Creo que el mejor trabajo del mundo sería trabajar en una sexshop, es decir, solo piénsenlo, yo como dependiente de una tienda así, y escuchar eso, me descojono como nadie en la vida,y luego terminaría contándolo en una cena familiar, y comenzaría con algo como "el otro día en el trabajo..." XD sería de locura.