26 de nov. de 2012

Cuando un color se convierte en tragedia

Una vez más, la homofobia se cobra la vida de un adolescente de 15 años en Roma. Andrea, que así es como se llamaba el joven que acabó quitándose la vida el pasado martes, llevaba tiempo siendo el centro de burla e insultos de sus compañeros de instituto.
Andrea, era un muchacho que le gustaba vestir con modelos de colores llamativos o incluso lucir unos pantalones rosas, los mismos que días más tarde le atraería más de un problema.
A pesar de que se metían constantemente con el por su supuesta homosexualidad, fuentes cercanas tenían constancia que Andrea estaba enamorado de una chica de su mismo instituto.
Todo apunta, que alguien abrió un perfil falso en una red social dedicado 'al chico de los pantalones rosas' donde le hicieron llegar mensajes bastante crueles. Motivo, el cual el joven de 15 años se vio tocar a fondo y puso punto y final ahorcándose con su bufanda.
¿Cómo puedes seguir siendo homofobo?
Los jóvenes italianos, homosexuales y heterosexuales, de seguida se volcaron ante este trágico suceso, expresando su solidaridad a la familia, pintando sus perfiles de Facebook de rosa y bajo el estatus de "¿Cómo se puede seguir siendo homofobo?". Y de la red social pasaron a organizar por las calles de Roma, Milán, Boloña o Bari, encuentros para solidarizarse por la muerte del joven Andrea.


Esperamos que se haga justicia y la fiscalía de Roma lleven a cabo una investigación en busca del o de los culpables para detener esta ceguera de homofobia que corre por la ciudad del Vaticano.
No nos olvidemos que aunque en sus ideologías están en contra de todo lo que tenga que ver con la homosexualidad, se trata de una tragedia que estamos seguros que podía haberse evitado.
¡BASTA YA!
Nadie se merece ser atacado de ninguna manera por su condición sexual, su manera de vestir o por el color del vestuario que escoja a la hora de salir a la calle. El color no entiende de condiciones.
                               

2 comentarios:

Encerrado dijo...

qué gente tan arcaica que sólo sabe relacionar el rosa con la homosexualidad. Hay que estar ciego o ser un insensible. Si estos chavales —por no decir hijos de pita— que tanto se burlaban hubiesen parado a tiempo o no hubieran destilado tanta crueldad Andrea seguiría vivo. Otra víctima de los estereotipos que ciegan a toda la sociedad en todos los aspectos de la vida.

Pimpf dijo...

Europa es todavía más homófoba de lo que parece, hay como dos velocidades, la de los paises más o menos normalizados y la de los paises que se resisten a ello, a lo mejor lo del matrimonio homosexual es una forma de normalizar todo esto. En España parece que vamos por buen camino.

bicos ricos