8 de ago. de 2010

Vacaciones de verano para mí



Estamos tal vez en uno de los mejores momentos del año, esos días que tanto ansiamos por cogerlos y esos por los cuales hemos trabajado todo un año entero. Y es que desde que empezó el verano nos hemos ido turnando para escoger esos pertenecientes días que nos ganamos como recompensa por la labor del día a día y que cada uno escoge por conveniencia o no y los marca en rojo en el calendario para ir restando los días hasta que llega el gran momento, el último día para olvidarse de las rutinas que tenemos asignadas como costumbre diaria. Unos se quitan la corbata y la lanzan para no verla durante un tiempo, otros se quitan el uniforme, otros los zapatos, otros el reloj… para aparcar la rutina y descansar de ella, pero no hay que hacerlo con mucha fuerza porque luego hay que recogerlo.

¿Y ese despertador?
Maldición! Pero quién inventaría el puñetero despertador… es una de las cosas que más odio, incluso os puedo asegurar que desde que uso teléfono móvil, es el único despertador que corre por casa y suelo poner unas alarmas de esas horribles que suelen venir en el teléfono. Sí, se que son cutres, pero es que antes tenía la costumbre de poner como despertador alguna canción y acababa odiándolas todas y claro así no podía seguir, porque si no iba a llegar a un punto que no podría comprarme ningún disco ni siquiera escuchar la propia radio.
Pero bueno, ahora toca olvidarse del despertador y recibir con los brazos bien abiertos a las vacaciones. Por eso, durante estos días de Agosto “La Puta Realidad” coge las maletas y se viene conmigo de vacaciones, porque nos las merecemos y tenemos que volver con mucha fuerza, energía positiva y con nuevos recuerdos para archivarlos en el álbum.

Pero os espero a todos a la vuelta, así que no me falléis y estaremos activos de nuevo sobre el 1 de Septiembre. Para quienes hayáis hecho ya vacaciones, espero que las hayáis disfrutado mucho, para quienes las estén disfrutando, seguir así y aprovecharlas al máximo y para los que estáis a punto de hacerlas, os deseo unas felices y estupendas vacaciones.

video



5 de ago. de 2010

La vida es así de imprevisible



“El tiempo es algo muy curioso, puede pasar una década sin que ocurra nada notable y luego en dos años, pasar cosas extraordinarias. Cosas que no creías que pudieran pasar ni en un millón de años.” (Sexo en Nueva York 2)

Nada más empezar la película podíamos escuchar como Carrie decía segura de sí misma estas palabras y fue por eso tal vez que me quede pensando en lo que dijo. A caso no es verdad? Cuántas veces hemos ansiado cosas o hechos y por algún motivo vemos que va pasando el tiempo y seguimos sin alcanzarlo, pero todo tiene su lógica y todo tiene alguna explicación. Es como la persona que ansia con toda su fuerza encontrar su media naranja, ese amor verdadero que parece no tocar nunca a su puerta y toca a la del vecino. Pero no por eso las personas debemos sentirnos menos valorizadas, porque seguro que hay algún motivo por el cual esa media naranja se queda a medio camino y no hay maneras de poder exprimirla. Pero el tiempo es curioso, no hay manera de poder detenerlo por mucho que lo intentes es algo que va pasando y pasando y sin darte cuenta vas avanzando. Por eso siempre me han enseñando que el tiempo es oro y no estamos como para perderlo y es por eso que muchas veces uno se puede llegar a sentir tonto por haber perdido parte de su vida haciendo ciertas cosas y dedicando su tiempo en el.
Pero, ¿realmente es tiempo perdido?
No. No eso no es perder el tiempo, todo lo que pasa es pasado y el pasado forma parte del tiempo. Ese tiempo es el que hemos dedicado para que forme parte de las vivencias como personas, algunas pueden resultar dulces y deliciosas y otras pueden resultar todo lo contrario.

Todo sueño, propósito, ilusión… con ganas se puede alcanzar, siempre. A veces tarda y es cuando decimos que puede pasar una década sin que ocurra nada notable, pero de repente un día viene solo y así sin más ocurre lo inesperado. Sí, es a lo que decimos, empieza a ocurrir cosas extraordinarias, tanto que nunca hubiéramos podido imaginar que nos pudieran pasar ni en un millón de años. Claro, es que así somos las personas, nos acostumbramos y luego damos todo lo demás por perdido, pero mientras el tiempo pase y seamos conscientes de ello, nunca se puede decir, hemos perdido la batalla. Porque todo, absolutamente todo, llega.

Porque sé que hay mucha gente con cierta negatividad en este amplio mundo, en el que a veces se hacen muy pequeños por estar cansados de esperar y se cruzan de brazos. Pero los brazos siempre tienen que estar bien abiertos para recibir todo aquello que sin darte cuenta algún día formara parte de tu vida.

Y el tiempo mientras tanto sigue pasando…

Y si mañana te toca a ti?